jueves, 29 de septiembre de 2016


LAS DECISIONES DE MAÑANA SON AHORA
 
 
Ya viene el Congreso del Futuro, este es un espacio único de intercambio de ideas entre los chilenos y los líderes del pensamiento mundial.
El Congreso del Futuro nació en el año 2011 como celebración del Bicentenario del Congreso de la República de Chile, iniciativa transversal que impulsó la Comisión Desafíos del Futuro del Senado de la República en conjunto con la Academia Chilena de Ciencias y el Gobierno de Chile. Un espacio único donde se reúnen los científicos y humanistas más connotados del mundo para discutir acerca de los dilemas y desafíos que el futuro nos plantea hoy.
Un lugar de encuentro de los mundos intelectual y político con la sociedad civil para pensar en el mañana que queremos. Un ámbito para el trabajo colaborativo donde el conocimiento y las ciencias se democratizan y vinculan con la vida cotidiana. Chile se convierte en un lugar de reunión de ideas, donde se manifiesten, conozcan y discutan los grandes temas que atraviesa la sociedad de hoy y del futuro.
Por los salones del simbólico Ex-Congreso Nacional de Santiago han pasado centenares de científicos, investigadores, políticos y premios Nobel de todo el mundo buscando orientar y habilitar a nuestra sociedad para los desafíos que depara el Siglo XXI
 
"La ciencia es la progresiva aproximación del hombre al mundo real".
Max Planck
La especie humana es social. Sus individuos no transitan solos por el mundo sino que se organizan para vivir juntos. Y así aparece lo que llamamos sociedad. Las agrupaciones humanas han cambiado su forma y su organización a lo largo de la historia y hoy muchos hablan de un nuevo concepto basado en la acumulación del saber humano: la sociedad del conocimiento. Pero esta sociedad no solo utilizaría lo ya adquirido sino que también se estructuraría sobre la meta de avanzar cada vez más por la ruta de la creación de nuevo conocimiento para mejorar las condiciones de vida de todos reconociendo que nuestro futuro reside en gran parte en nuestra capacidad de crear un orden social a partir de lo que hayamos sido capaces de comprender.
“El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos”.
(Henry Ford)
La ciencia es conocimiento, y al aumentar ese conocimiento el hombre busca utilizarlo para cambiar el entorno en que vive. Es lo que llamamos tecnología. La historia del hombre ha sido siempre un intento continuo y siempre inconcluso para modificar su entorno. Es así como se ha transformado en la especie dominante del planeta que habitamos: transformándolo y mejorándolo desde su perspectiva. Pero esta acción no es neutra ni puede serlo. Lo que si podemos afirmar es que hoy nada escapa a la tecnología y descuidar esta actividad deja a un país fuera de la modernidad y sin futuro. Un país que no asuma su participación en la creación de tecnología arruina la calidad de vida de sus habitantes y queda fuera del gran debate de cómo construir el futuro.
¿Entonces, no adviertes cómo el ojo abraza la belleza de todo el mundo?
(Leonardo Da Vinci)
Tanto las humanidades como la ciencia forman lo que llamamos la cultura. Ponerlas en oposición es un grave error pues son complementarias, ambas necesarias y parte ineludible del quehacer humano. Porque finalmente ambas aparecen para responder las preguntas inevitables que se hace el hombre: ¿para qué estamos aquí y como nos organizamos? , ¿Cómo funciona el mundo y como lo hacen sus partes? No son acaso estas cuestiones las que ocupan a la filosofía, la sociología, la política, cuyo lugar en las humanidades nadie discute. Pero son también las preguntas de la ciencia y es por ello que un nuevo diálogo debe establecerse entre humanidades y ciencia.
"En un acto social, cada uno disfruta de los demás."
(Charles Baudelaire)
La especie humana es social. Sus individuos no transitan solos por el mundo sino que se organizan para vivir juntos. Y así aparece lo que llamamos sociedad. Las agrupaciones humanas han cambiado su forma y su organización a lo largo de la historia y hoy muchos hablan de un nuevo concepto basado en la acumulación del saber humano: la sociedad del conocimiento. Pero esta sociedad no solo utilizaría lo ya adquirido sino que también se estructuraría sobre la meta de avanzar cada vez más por la ruta de la creación de nuevo conocimiento para mejorar las condiciones de vida de todos reconociendo que nuestro futuro reside en gran parte en nuestra capacidad de crear un orden social a partir de lo que hayamos sido capaces de comprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario